icone ovelha La Raza Texel

  La raza Texel es originaria de la isla de Texel, en Holanda, cuyo suelo es en su mayoría arenoso, estando parte arriba y parte muy por debajo del nivel del mar, recibiendo mucha humedad. Por eso, la raza Texel soporta bien regiones húmedas. La vegetación de la isla era muy pobre y los antiguos ovinos allí existentes eran de poco desarrollo, tardíos, pequeños, no eran prolíficos, poseían velo ligero y lana de mediana calidad, sin embargo su carne era magra y sabrosa.

  A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, la ovinocultura de la isla comenzó a sufrir modificaciones. Gracias al empleo cada vez mayor de fertilización en los suelos de la isla, comenzaron a surgir mejores pastos y la alimentación de los ovinos mejoró mucho. En esa misma época, los criadores pasaron a cruzar las antiguas ovejas locales con carneros de razas inglesas. Según informaciones de la región, probablemente se utilizaron reproductores Leicester, Border Leicester y Lincoln, además de algunas ovejas Southdown, Hampshire y Wensleydale.

  De todas las razas utilizadas, parece que Lincoln fue la que más influenció en la formación del Texel. Después de cierto tiempo de experiencia de cruces, los criadores volvieron a utilizar los reproductores puros de la antigua raza de la isla. Gracias al mejoramiento de la alimentación y al trabajo bien orientado de un grupo de ovinocultores, que entre otros procedimientos emplearon un adecuado método de selección, surgió en la isla una nueva raza Texel, tal como es conocida actualmente.

     El 29 de enero de 1972 arribaron al puerto de Montevideo 20 ovejas servidas y 2 carneros, destinados a un proyecto para evaluar sus posibilidades en esa región. El proyecto había sido presentado al Gobierno y varias instituciones de Holanda por Enno E. Wenckebach, productor rural holandés que estaba radicado hacía cinco años en el Uruguay. La llegada de esta raza sorprendió a los uruguayos que no estaban acostumbrados a ver ovinos, desprovistos de lana en la cara y las patas. De esta forma, cuando medio año después, participaron en la Exposición del Prado, le sugirieron al expositor que este tipo de lanar se encuadraba mejor en un zoológico que en una exposición ganadera.

     Su primera parición inicióse ya en la cuarentena y dio un 155% de corderos destetados como consecuencia de la sobrealimentación recibida durante el viaje, y beneficiados por el cambio de estación, se produce una segunda parición ese año, habiendo parido una oveja trillizos y otra mellizos, por lo que fue la sensación periodística.

     Dos años después se dio inicio a las cruzas por técnicos de la Facultad de Veterinaria y de Agronomía y también por algunos osados productores. Con resultados fueron excelentes que ampliamente divulgados por la prensa, fue de gran ayuda para los primeros criadores de nuestra Raza. En un medio muy conservador y tradicionalista, no fue nada fácil la conquistar de un espacio destacado ya que la lana era de gran importancia para la economía uruguaya; o sea, ni el comercio ni la industria vieron con buenos ojos la raza Texel.

     La exportación de carne de cordero casi no existía y su consumo limitábase a las estancias y fiestas tradicionales en Montevideo. Habiendo sido la Sociedad de Criadores de Texel la que desde el principio, con unos pocos interesados la que permitió, la presencia de la raza en distintas exposiciones.

     Como resultado de este esfuerzo, se dio inicio a las exportaciones hacia Brasil, (donde tuvimos la oportunidad de conocer al pionero Dr. Halley Marques), a la República Argentina y más tarde a la República del Paraguay.

     A posteriori, por los problemas sanitarios regionales y nacionales se hacen cada vez más restrictivas las importaciones, desde Europa y resto del mundo siendo aquí en donde se destaca la importancia genética del rebaño Brasilero, quienes con su constante e invalorable apoyo y amistad han permitido las sucesivas importaciones de carneros, ha producido un notable avance genético en nuestros animales, donde debemos destacar el apoyo de entidades y asociaciones como Brastexel, Febrocarne, Farsul.

     Y de esa forma al aumentar la demanda y exportaciones de carne ovina a nivel mundial, fue creciendo el número de establecimientos que trabajaban con nuestra raza, como lo demuestra el número de animales y criadores que han permitido ser la segunda raza en la exposición del Prado por tercer año consecutivo.

     Creemos que el camino seguido por los hermanos de Brasil ha sido un ejemplo de fe y pujanza, lo que caracteriza al productor agropecuario y en especial al criador de Texel y sería imposible e injusto acá mencionar nombres, porque, son muchos los que a lo largo de estos 30 años han vertido sus granitos de arena, ha hacer de esta, nuestra raza la de “mayor crecimiento en el mundo” y como alguien dijo “TEXEL ES INEVITABLE”.

ENNO E. WENCKEBACH
Introdutor da Raça Texel no Uruguay
Ex-Presidente da Sociedade de Criadores de Texel do Uruguai

     La raza es bien conocida en Europa y en los continentes de Australia, África y América del Sur como proveedora de una carcasa de alta calidad. También es bien conocido en muchos países como una raza que transmite sus cualidades y su vigor a su progenie cuando se usa para fines de cruce.

     La raza que es justamente famosa por ser altamente adaptable y que hace su casa en cualquier lugar, una raza que combina con éxito con las demás razas para producir el cordero ideal para los mercados de hoy.

     El Texel domina hoy la industria de ovejas del Reino Unido, con una participación del 27% en el mercado de carne, de acuerdo con la encuesta EBLEX British SheepBreed de 2012. La encuesta relató a Texel como la segunda raza más difundida, con el North, Country Mulessendo el más difundido.


Ovejas Texel
North Country Mules

     Los Carneiros Texel comprendían el 25% de todos los carneros de Gran Bretaña y se encontraron en casi 18.000 granjas. La Sociedad también contrató a AbacusBío para realizar una investigación y producir un informe sobre el impacto económico y los beneficios de las ovejas Texel de 2015 a 2035. Este informe calculó el impacto de la raza en más de 20 millones de libras / año. El informe completo se puede leer aquí.

     Pero lo que es quizás más marcado es el impacto global de la raza en la industria británica de ovinos, con cruces de Texel también representando también 1,6 millones de ovejas cruzadas, más del 12% del total de ovejas.

     Tal es la popularidad de la raza que la élite genética vende regularmente para las cantidades de cinco dígitos, con los precios de seis dígitos pagados de vez en cuando también. La raza registró la mayor venta de ovejas en el Reino Unido cuando la Deveronvale Perfection fue vendida por 220.000 libras (£ 231.000) en la Scottish National Sale, en Lanark, en 2009.